EL ANÁLISIS CRÍTICO DEL DISCURSO.

Miguel Del Pino.
Pablo Soto.
Karen Silva.



El ACD nace como resistencia a los paradigmas formales dominantes de los años sesenta y setenta, tiene arraigo en la Escuela de Frankfurt. Su orientación característica hacia el lenguaje y el discurso se inició con la “lingüística crítica”. El ACD no es tanto una dirección, escuela o especialidad similar a las numerosas “aproximaciones” restantes en los estudios del discurso como un intento de ofrecer una manera o perspectiva distinta de teorización, análisis y aplicación a través de dicho entero campo de investigación.
La elaboración de teoría, la descripción y la explicación, también en el análisis del discurso, están situadas sociopolíticamente, tanto si nos gusta como si no. La reflexión sobre su papel en la sociedad y en la vida política se convierte así en constituyente esencial de la empresa analítica del discurso.
Los investigadores que están en función del ACD asumen posiciones explícitas en los asuntos y combates sociales y políticos. Y lo hacen no sólo como ciudadanos, sino también en tanto que, precisamente, investigadores. Aspiran a producir conocimiento y opiniones, y a comprometerse en prácticas profesionales que puedan ser útiles en general dentro de procesos de cambio político y social, y que apoyen en particular a la resistencia contra el dominio social y la desigualdad. Lo cual significa que los investigadores críticos con frecuencia estarán al lado de los distintos grupos y gentes socialmente dominados en el mundo, por los que preferirán trabajar y con quienes se declararán solidarios. El ACD intenta dotar de poder a aquellos que no lo tienen o no saben cómo poseerlo, para ampliar el marco de justicia y de la igualdad sociales.

Para el ACD toda investigación es política, y no sólo debe contribuir al avance social, etc., sino también a avances teóricos y analíticos dentro de su campo de estudio. Se preocupa de estudiar asuntos sociales y políticos. Esto garantiza el permanente interés que siente por sus cimientos empíricos y prácticos, que son un necesario sistema de control, y que constituyen también un desafío para la teoría. La perspectiva del ACD requiere una aproximación funcional que vaya más allá de los límites de la frase, y más allá de la acción y de la interacción, y que intente explicar el uso del lenguaje y del discurso también en los términos más extensos de estructuras, procesos y constreñimientos sociales, políticos, culturales e históricos. El ACD proporciona detallados y sistemáticos análisis de las estructuras y estrategias de texto y habla, y de sus relaciones con los contextos sociales y políticos.

Fairclough y Wodak (1994: 241-270) resumen como sigue los principios básicos del ACD:
1. El ACD trata de problemas sociales.
2. Las relaciones de poder son discursivas.
3. El discurso constituye la sociedad y la cultura.
4. El discurso hace un trabajo ideológico.
5. El discurso es histórico.
6. El enlace entre el texto y la sociedad es mediato.
7. El análisis del discurso es interpretativo y explicativo.
8. El discurso es una forma de acción social.


El ACD no tiene un marco teórico unitario, por lo que investiga sobre varias disciplinas. Cada análisis es distinto al otro, pero creemos que tiene un solo fin, el de contribuir socialmente para la mejora social. Ya que este tipo de análisis se instala bajo la perspectiva crítica comunicativa del currículum. Visto éste último como construcción socio-político-cultural. Así, el vocabulario típico de muchos investigadores de ACD presentará nociones como poder, dominio, hegemonía, ideología, clase, género, discriminación, intereses, reproducción, instituciones, estructura social, orden social, además de otras más familiares y precisas sobre el discurso.

El ACD pretende estudiar cómo el discurso está involucrado en la reproducción del poder social, una teoría de ACD requiere salvar este bien conocido abismo entre lo micro y lo macro. Los fenómenos de los niveles micro y macro forman un todo unificado.
A fin de vincular el discurso con la sociedad en general, y con la desigualdad social en particular, se necesita un marco teórico que nos haga capaces de enlazar dichos diversos niveles de descripción. Que son los siguientes:

a) Miembro de un grupo: todo actor social, y por tanto usuario del lenguaje, se involucra en el texto, y al mismo tiempo en el lenguaje que lo involucra. Todo grupo social actúa mediante un miembro, pero es el grupo quien actúa a través de un miembro.

b) relaciones entre acción y proceso: las acciones de los niveles más bajos pueden conformar directa o indirectamente procesos sociales o relaciones sociales globales entre grupos.

c) Contexto y estructura social: todo se involucra en el contexto, no se puede separar de el. Por un texto no puede ser analizado fuera de contexto, ya que es en el contexto donde ejerce poder.

d) Representaciones sociomentales: los actores, las acciones y los contextos son tanto contractos mentales como constructor sociales. Los contextos son constructor mentales (modelos) porque representan lo que los usuarios del lenguaje construyen como relevante en la situación social.

Los nexos entre los niveles macro y micro del análisis pueden ser articulados a partir de las dimensiones superiores de los acontecimientos de comunicación: los actores, sus acciones (incluyendo el discurso) y mentalidades, y sus contextos. Éstas proporcionan el marco que nos permite explicar cómo los actores sociales y los usuarios del lenguaje consiguen ejercer, reproducir o desafiar el poder social de los grupos y de las instituciones.

De esta manera, Van Dijk define el poder social en términos de control. El discurso y el poder, son capaces de influenciar la mentalidad de la gente, puesto que las mentes de la gente son influidas sobre todo por el texto y el habla. De esta manera van Dijk dice que el discurso puede controlar, al menos indirectamente, las acciones de la gente, tal y como se sabe, por la persuasión y la manipulación.

El ACD se centra en la explotación de tal poder, y en particular en el dominio, esto es, en los modos en que se abusa del control sobre el discurso para controlar las creencias y acciones de la gente en interés de los grupos dominantes. Hay dos cuestiones básicas para la investigación en ACD:

a) ¿Cómo los grupos (más poderosos) controlan el discurso?
b) ¿Cómo tal discurso controla la mente y la acción de los grupos (menos poderosos), y cuáles son las consecuencias sociales de este control?

Si bien, podemos instalarnos en la perspectiva de que todo texto bajo su contexto está influenciado en cuanto al poder, también, debemos pensar en cómo hacerles ver a la gente (que no tienen acceso a este saber) a no ser fácilmente influenciada. Van Dijk nos presenta dos miradas (ya mencionadas) la macro (visión general) y micro (particular). En nuestra opinión, se debería trabajar en la dimensión micro, o sea, formas grupos de estudio del texto, para posteriormente hacer resistencia a nivel macro. Vemos texto, no sólo “texto escrito”, sino como discurso en general: medios masivos de comunicación, etc.


La mayoría de la gente sólo tiene control activo sobre el habla cotidiana frente a miembros de su familia, amigos o colegas, disponiendo, por ejemplo un uso pasivo sobre los “media por ende es un blanco más o menos pasivo para el texto o el habla.
En cambio, los miembros de grupos o instituciones socialmente superiores (más poderosos) disponen de un acceso más o menos exclusivo a uno o más tipos de discurso público, y del control sobre ellos. En definitiva aquellos que gozan de mayor control sobre más y más influyentes discursos son también, más poderosos.
El acceso al discurso y su control pueden entenderse por su relación con el contexto como con las propias estructuras del texto y habla.; en la primera encontramos aquella estructura de propiedades de la situación social que son relevantes para la producción y la comprensión del discurso, el ACD se preocupa específicamente de aquellas formas de control del contexto que trabajan a favor de los intereses del grupo dominante; el control del texto y habla, este es crucial para la realización o el ejercicio del poder , todos los niveles de la estructura del texto y del habla pueden en principio ser más o menos controlados por hablantes poderosos, y puede abusarse de dicho poder en detrimento de otros participantes.
Si hablamos de control el control de las mentes de la gente es otro medio fundamental para reproducir el dominio y la hegemonía. Dentro del ACD, el control de la mente, es más que la simple adquisición de creencias sobre el mundo por medio del discurso sino que poder y dominio se confabulan de varias maneras: discursos poderosos provenientes de fuentes “autorizadas, fidedignas, etc.; receptores obligados del discurso (educación, trabajos, etc.); casos en que no existen otros discurso o “media” que provean informaciones de las cuales quepa derivar creencias alternativas (gobiernos totalitarios); receptores no aptos para desafiar los discursos o la información a que están expuestos (escasos conocimientos y creencias).
La noción de control de la mente, según Van dijk, se entiende sólo con una teoría sobre ella; el autor considera que la memoria personal (Tulving, 1983) consiste en la totalidad de nuestras creencias personales (conocimiento y opiniones), además de conocimiento de nosotros mismos, sobre otras gentes, objetos o lugares, la memoria personal también presenta creencia sobre los hechos en los que hemos estado involucrados o sobre lo que hemos leído y es aquí donde se mezcla con entender o interpretar un texto. Hay otras creencias, llamadas sociales, que son aquellas que poseemos en común con otros miembros del mismo grupo o cultura. Estas últimas también pueden ser influenciadas y mucho más fuerte ya que una vez que somos capaces de influenciar las creencias sociales de un grupo, podemos controlar indirectamente las acciones de sus miembros; es por esto que aquí se centra el ACD.

Como sabemos, existe un grupo que maneja y mueve a la sociedad a través de su poder de influencia en las diferentes áreas que la componen. Este grupo denominado el de la élite, posee el acceso al discurso público y lo utiliza para manejar las mentes de los grupos minoritarios. Además, proporciona su visión de mundo, la que debe ser aceptada por los grupos inferiores. Todo esto trae como consecuencia una desigualdad social. No obstante, encontramos que existe un grupos de poder ( disidentes) que sienten y muestran solidaridad con el grupo dominado y los apoyan en contra de esta desigualdad.
Por otro lado, vemos otra área en la que encontramos al hombre v/s la mujer , en dónde éste dispone del control sobre la mayor parte de las formas de discurso público, lo que tiene como consecuencia el machismo y el sexismo.
Lo que propone Van Dijk a través del ACD, es estudiar esa interacción que se producen entre los grupos y sus formas de discursos, para ver la desigualdad social.
A través del discurso, encontramos tambien lo que se denomina el racismo y la desigualdad étnica. Este permite que las discriminaciones que están basadas en representaciones negativas de los otros y de su posición en la sociedad, puedan ser reproducidas a través del habla y del texto.
A todo lo anterior, se agrega lo difícil que se les hace a los grupos minoritarios acceder a los recursos materiales, al ascenso y a los conocimientos. Es así como hoy en día, encontramos un discurso: político, de los media, de la enseñanza, los negocios, lo judicial, e incluso lo religioso ejerciendo un poder sobre la minoría.
Un claro ejemplo, lo podemos apreciar con los medios de comunicación, los cuales realizan un tratamiento de la información de acuerdo a sus intereses y discriminando a los minoritarios, a los que enfoca sólo cuando éstos han cometido crímenes o son culpables de algo, además se los desacredita dándole poca importancia, ¿Cuántas veces nos hemos enfrentados a noticias en las que encontramos grandes injusticias contra los minoritarios y se debía la atención con cosas superficiales como los problemas de la farándula.
A nuestro juicio, creemos que es importante, como lo propone Van Dijk, analizar estos tipos de discurso para ver la desigualdad social y cómo se está tratando la información.